Investigación marina desde un megayate de lujo

19 de agosto de 2011 | Comentarios

Quería un camarote con vistas privilegiadas al laboratorio oceanográfico flotante más avanzado del mundo y ya lo tiene. Alejandro Burillo Azcárraga, accionista de Telefónica en México a través del Grupo Pegaso y sobrino del legendario Emilio Azcárraga, ‘El Tigre’, fundador de la compañía Televisa, está a punto de recibir su último encargo, un barco en el que será espectador de primera fila en campañas de investigación marina.

yate pegaso 1

El astillero Freire situado en la ciudad gallega de Vigo apura los últimos trabajos para entregar el ‘Pegaso’, un buque cuyo aspecto exterior muestra un megayate de lujo de 73,5 metros de eslora y 13 de manga, pero que incorpora a bordo los sistemas más sofisticados para desarrollar misiones científicas.

Con bandera de Luxemburgo, cuenta con capacidad para 32 personas (entre investigadores y tripulación), un minisubmarino con seis plazas que desciende hasta los 165 metros y un helicóptero, pero también una cubierta principal de 120 metros cuadrados dedicada exclusivamente a vivienda del armador.

El astillero confirma las principales características del barco, pero tiene prohibido informar sobre los detalles y mucho menos de los 84 millones de euros que podría costar. "Tan sólo podemos decir que estará listo para entregar a finales de agosto", señala Guillermo Freire. Su construcción comenzó a finales de 2007 y se terminara casi cuatro años después.

Su armador, Alejando Burillo, es un amante del mundo submarino y está dispuesto a "chartear" su nueva joya a universidades y centros de investigación para seguir de cerca las campañas marinas. Además, dispone de espacio para doce personas en seis ‘suites’.

El espacio hábil para los científicos que trabajen a bordo alcanza los 294 metros cuadrados, además de otros 33 del laboratorio, mientras que la tripulación cuenta con 328 metros. Tiene una autonomía de 10.000 millas náuticas, que le permite viajar desde España a Australia sin repostar, y desarrolla una velocidad de 17 nudos.

Los planes de Alejandro Burillo también pasan por la grabación de documentales para la cadena Televisa y en el proyecto podría estar incluido Jean-Michel Cuosteau, hijo de legendario Jaques Cousteau, que se interesó por el buque y asistió a la botadura en marzo de 2010.

Durante el último año y medio, se han realizado trabajos de equipamiento en la grada de Construcciones Navales Paulino Freire y este pasado mes de julio volvió al agua para finalizar la puesta a punto.

Alejandro Burillo encargó el diseño a H2 Yacth Design y los interiores a Mark Berryman, mientras que el helicóptero se construye actualmente en Trieste (Italia).


Categorías: Noticias.

Deja un comentario

Gracias por dejar tu comentario.